sábado, 20 de julio de 2013

"Mamá, no... No me ha gustado"

Kofu: El niño de chocolate.
Ana García (ilustraciones).
Lupe Loriga (texto).
Nova Galicia Edicións, 2004.

 
Os reconozco que empezaba a pensar que esto no iba a suceder nunca. El viernes pasado aproveché que pasaba la mañana con Vida (últimamente lo hago menos de lo que me gustaría) para acercarme con ella a la biblioteca. No es ninguna novedad, intentamos ir una vez a la semana, pero me apetecía darle una bienvenida digna al mundo de los gafotas (de los piratas, en su caso) y como Alana estaba en la ludoteca le permití elegir los dos libros para ella. Escogió dos de Nova Galicia Edicions. Las portadas parecían interesantes y los títulos también. Kofu: el niño de chocolate me evocó retazos de alguna leyenda preciosa que un amigo catalán me contó que había escuchado una noche estrellada en México. Él mantenía que eran cocuyos del tamaño de soles, pero me temo que la magia del verano en la Lacandona no da para tanto. O sí. O tal vez. O puede que pueda.

El caso es que me pareció correcto. Los cogimos y fuimos a buscar a Alana, que parecía más interesada en las ilustraciones de El pequeño Yared. Como esa tarde los abuelos vinieron a visitarnos con sendos regalos para Vida y para Alana apenas sí reparé en los libros de la biblio. Pero Vida se acordaba. Vida se acuerda siempre. ¡Sus libros! Había que leer también alguno de esos libros. No lo voy a negar: estábamos agotadas y no teníamos la mejor de las predisposiciones. La cosa no empezó bien. Las ilustraciones, que apenas sí había mirado en la biblio, me parecieron de pronto bonitas, pero superficiales (que me disculpe Ana García Martínez, es una opinión personal de una persona inexperta). Con las prisas cometí un error de principiante: les conté el cuento sin haberlo leído yo previamente. Craso error. Según iba leyendo menos me convencía y más me aburría y esto, estoy segura, influyó mucho en la conclusión que las nenas sacaron. No les gustó. Fue poner el punto final y escuchar, por primera vez -aunque seguro que no por última- "Mama, no... No me ha gustado".

Vida parecía incomoda, como si no quisiera reconocer que el cuento le había resultado indiferente. Su reacción me sorprendió mucho. Cuando yo misma cocino algo que no le gusta no ahorra en calificativos denigrantes. Vamos, que estoy bien acostumbrada a las salidas de tono de una niña de cinco años. Se durmieron casi al momento y me quedé unos minutos en su habitación reflexionando. Pensando vi que no era la única vez que le había oído decir algo así últimamente. Tardé un rato, pero comprendí. Creo que Vida se está dando cuenta de dos cosas. De que la opinión es algo completamente personal y que no tiene por qué invalidar el valor de una obra (está visto que mi comida no tiene nada que ver con el Arte para ella) y de que la Literatura es un acto de generosidad y de creación, y como tal debe ser tratada y respetada.

Lupe Loriga y Ana García, a nosotras no nos ha gustado vuestro libro, lo siento. No nos ha llegado. No ha conseguido transmitirnos lo que queríais. Lo habéis explicado muy bien. Demasiado bien, quizás. Yo diría que... Nos lo habéis explicado, pero no nos lo habéis contado. Me ha resultado artificial, impostado. Aparte de que no veo claro el presentar el conflicto de alteridad de una manera tan dicotómica y desde la visión más occidental u eurocéntrica. No obstante, estoy convencida de que a muchos de nuestros amigos les resultará interesante y útil, puede que como material de trabajo intercultural (yo soy radical en ese tema y no termino de confiar en ese tipo de textos pero, con plena sinceridad, quien busque algo así para sus clases tiene en Kofu: el niño de chocolate un buen exponente*). Así que leedlo. Tomadlo prestado. Compradlo si queréis y podéis. Puede ser un bonito experimento. Si lo hacéis compartid con nosotras vuestra experiencia.

Con la brisa de verano acariciando mis manos os digo: sed felices. Disfrutad de vuestro tiempo, disfrutad de todo.

* Los libros de Yared y de Kofu corresponden a dos series distintas y cuentan con varios volúmenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario