jueves, 23 de mayo de 2013

Pequeñas investigadoras

"'Papá, explícame para qué sirve la Historia', pedía hace algunos años a su padre, que era historiador, un muchachito allegado mío. Quisiera poder decir que este libro es mi respuesta". 

Así comienza uno de los más maravillosos clásicos de la historiografía, Introducción a la Historia, de Marc Bloch. Lo cierto es que el libro de Bloch lleva décadas enamorando a los alumnos de cualquier facultad de Historia, explicándoles el método e insuflándoles vocación. Pero mis hijas son todavía demasiado pequeñas -sí, sí, vuelvo a la carga- como para saciar su ansia de conocimiento con él. Marc Bloch, buen intento, cuando sean mayores estoy convencida de que disfrutarán muchísimo con el pequeño libro verde.



Evidentemente, no me he puesto delante del ordenador hoy para hacer una recensión de Introducción a la Historia. No. Tengo la suerte de tener buenos amigos que me adelantan en esto de la maternidad y uno de ellos -mi maestro Jose Antonio Pérez- me recomendó hace poco una buena lectura en familia. Algunos padres cuando se juntan hablan de cómo dar de comer verduras a sus hijos, de cómo ducharlos sin que sea una batalla naval o de cómo conseguir que duerman de una determinada manera o a una determinada hora. Nosotros no. Y estoy encantada de poder contar con personas como Jose, que me ayudan a resolver mis cuitas de madre-investigadora. ¿Alguien alguna vez ha visto en un libro de texto las frases: "mi padre es historiador", "mi vecino es filósofo", "mi prima es filóloga"? Pues es eso. Alguien en algún momento le dijo a mi hija Vida que yo soy profesora (¡Más quisiera!) y cuando le preguntan ella dice que soy profesora "de las que no tienen alumnos". O que soy escritora (¡Más y más quisiera!). Bueno, esto último tiene una ventaja y es que nadie hace preguntas cuando estoy en paro.

Desde el principio este blog se planteó con la idea de presentaros libros que fueran algo más que cuentos. Queríamos que jugarais con los libros. En familia o entre amigos. Que los leyerais y releyerais. Que los comentarais y los criticarais. En algunos casos, que los pintarais, dibujarais, esculpierais. Pues bien. Bienvenidos al lado salvaje de la literatura.

El libro de hoy no es un cuento, es una historia. Es vuestra historia. ¿Sabéis cuando nace un bebé y la gente comienza a hacer un álbum con sus fotos y sus pequeños recuerdos? Ja, mis queridos lectores, nuestra propuesta supera eso con creces. Y tiene una ventaja fundamental: los niños no son los protagonistas de la historia, sino del proceso de creación. Vale, me dejo ya de misterios. Hoy nos toca:

El álbum de mi abuela (hay versión de abuelo también, pero hemos conseguido antes la versión femenina).
Diane Barbara y Dominique Beccaria.
Ed. San Pablo, 2006.


Impresionante. Este libro es un regalo para toda la familia. Para los abuelos, por supuesto, pero también para los pequeños investigadores e investigadoras de la casa. Y, cómo no, para el o los adultos que decidan acompañarlos en este proceso. En la parte visual todo es divertido y sugerente. Los textos guían con corrección y profesionalidad la curiosidad de los más pequeños. Propone actividades que van más allá del documento gráfico (pero no lo pierden de vista), es una perfecta primera toma de contacto de los niños con la Historia, un acercamiento a la disciplina desde una de sus perspectivas más atractivas y más familiares para ellos: la Historia oral. Os dará jornadas y jornadas de intensa diversión y trabajo en familia y se convertirá en un preciado recuerdo para todos.

Y ahora, Vida y Alana: ¿para qué creéis que sirve la Historia?

Sed felices. Tened presente vuestro pasado.

* ¡Sorpreeeesssaaaa! ¡Temblad abuelos!
** El libro es bien barato, no dudéis en comprarlo. Ahora bien, recordad: lo que estáis regalando no son papeles, es tiempo y es recuerdo.
*** No se necesitan grandes medios para llevar a cabo el trabajo que se propone, ahora bien, hoy en día casi en cualquier casa hay aparatos de sobra como para dejar constancia de vuestras entrevistas. Si está en vuestra mano -y en vuestro ánimo- aprovechadlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario