jueves, 30 de mayo de 2013

Mamá: quiero ser ecologista (pequeño monográfico).

Hace tiempo me sorprendió Vida con esa declaración de intenciones. La cosa vino después de que les hablara sobre mis amigos Iván y Diego que -¡Oh, sorpresa!- son ecologistas. El comentario despertó en mí el ligeramente apagado interés por traer libros de ecología para niños a casa. De forma paralela, esto de que el invierno se haya aferrado a nuestro terruño y no tenga la menor intención de dar paso a la primavera nos ha trastocado los planes para los próximos meses. Me temo que este año la pequeña y humilde huertita corre el riesgo de quedarse en el cajón de las ideas. Con el ánimo partido recordé que había visto en una librería una serie de libros sencillos que podrían ayudarnos en las tardes de lluvia. Así que... ¡Allá vamos!


¡Ahorra agua!


¡Ahorra energía!
 ¡Protege el medio ambiente! 


¡Recicla!
 
Serie: Ecología para niños.
Textos: Neil Morris.
Ilustraciones: Mark Turner.

Los libros están bien, correctos. No están pensados para niñas tan pequeñas pero con una lectura guiada la cuestión se soluciona. De todas maneras, aunque los lectores fueran algo mayores, una lectura individual tiene pinta de tener más peligro que un mono con tijeras. Me explico: de anteriores experiencias en las que se intenta inculcar unos determinados hábitos o conductas a los niños he sacado algunas conclusiones. Una de ellas es que los niños tienden a ser inflexibles con estas cuestiones (consecuencia directa de la manera en la que se las presentamos, con "moralina"). Así que -uy, uy, uy- preparaos para una serie interminable de preguntas o reproches acerca de vuestra vida cotidiana*. Como decía, eso tiene fácil arreglo leyendo con ellos, aunque ellos ya sepan leer. Las dudas surgirán sobre la marcha y serán solucionadas sobre la marcha. Tu madre no será el monstruo que te lleva por las mañanas en coche al cole, sino que comprenderán que no es viable llevarte seis kilómetros bajo la lluvia en bicicleta a las ocho y media de la mañana, por poner un ejemplo. Servirá también para poder llorar a cuatro ojos ante la antidefinición: "Energía química: energía producida por una reacción química", y para buscar una solución al enigma en familia. O para abrir un debate sobre cuestiones como: "Muchas personas piensan que el grafiti es una forma de arte callejero, pero otros creen que no es más que una gamberrada. Los grafitis son dibujos pintados con spray en las paredes de las calles. Los ayuntamientos tienen que limpiarlos, y esto supone un gasto de tiempo y dinero".


Creo que esta obra de Arte de Banksy habla por sí misma...


Conste que algunos grafitis me parecen de lo peor en este mundo y que ver cómo se desprecia el mobiliario urbano o cómo chavales demasiado entusiastas pisan maravillosas obras de grafiteros "senior" me saca de quicio. Pero desde el plano documental tengo una relación de amor-odio con ellos. ¿Cuánto conocimiento habríamos perdido de no conservarse los graffitti de Pompeya?


Bueno, la verdad es que en conjunto los libros me han gustado, me han dado lo que buscaba. Pero está bien dar a conocer los pros y los contras que una encuentra a sus lecturas.

Ahora viene lo bueno. 


Recíclame. Antes era una caja de cartón, pero ahora soy... ¡Un libro sobre osos polares!
Texto: Anton Poitier
Ilustraciones: Melvyn Evans
Ed. Susaeta.

Tiernísimo. Dos historias en una, la del oso polar y la de la caja de cartón. Éste sí que nos ha gustado. Y sirve para aprender cantidad de cosas interesantes sobre los osos polares. Y para hablar sobre los animales en peligro de extinción. Para las niñas ha sido una prueba de para qué sirve tener la cantidad de cubos de basura que hay en casa. Al estar fabricado con materiales reciclados tiene un aspecto muy curioso. En el mejor de los sentidos, me encantan los tonos del papel reciclado y si no fuera porque se deterioran más con el uso que les dan Vida y Alana a los libros la idea de la portada sin plastificar es estupenda.

Seguiremos buscando libros -preferiblemente cuentos- sobre esta materia y seguiremos informando. Mientras tanto, sed felices. Cuidad vuestro entorno.

* No os alarméis, que los libros vienen con su acostumbrada guía para padres en la última página...
**Las ilustraciones de la serie "Ecología para niños" no han terminado de convencernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario