miércoles, 13 de marzo de 2013

El disputado huevo de la vaca Maca

La vaca que puso un huevo.
Autor: Andy Cutbill.
Ilustrador: Russell Ayto
Heroicamente traducido por: José Morán Ortí
Editorial Serres (RBA Libros). Nuestra edición es de 2008.


Éste me encanta. Lo reconozco, para qué negarlo, me encanta. Esas vacas tan graciosas, esos animalillos tremendamente expresivos y divertidos. Russell Ayto, sé que no te llegará este mensaje -salvo que exista la telepatía y además no dependa del idioma...- pero tengo que decirlo: eres un artista. Tenéis que verlo, empezando por esa portada impactante, en unos tonos rosas muy del agrado de Alana, con las letras del título brillando y brillando, perforada en forma de huevo dejando al descubierto las manchas de la vaca Maca... Es que lo tiene todo. Creedme cuando os digo que los dibujos hablan. Los gestos y las posturas están muy cuidados, de manera que el lector no pierde apenas información no verbal. Algunos pensaréis que son demasiado exagerados. Yo no lo creo. Es un libro destinado al lector infantil y a mis niñas las atrapa como pocos. Es uno de esos cuentos con los que no te resulta incómodo o pesado detenerte varios minutos por cada página para observar al detalle sus ilustraciones.

Hablemos ahora de las palabras. El libro está escrito en verso -¡Cuatro hurras por el traductor!- lo que aporta una sonoridad y una musicalidad óptimas al cuento. En cuanto a la historia, no sé si desvelaros el final... No, mejor leedlo, disfrutadlo en familia. Sí os avanzaré el comienzo. Macarena es una vaca que se siente triste y frustrada porque ve a las otras vacas como seres especiales (andan a dos patas, montan en bicicleta...) mientras que ella es una vaca común y corriente. Pero hay una cuestión con la que no cuenta Maca. Las gallinas, sus amigas, no soportan verla así y urden un plan perfecto para subirle la autoestima. ¿Perfecto? Bueno, eso no lo sabremos hasta cerrar el libro.

Os lo recomiendo mucho, mucho, mucho. Para trabajar la autoestima (¿Se puede hacer eso?), para hablar sobre adopción o sobre modelos de familia (una excusa como otra cualquiera) o sencillamente para pasar un buen rato leyendo solos, con amigos o en familia (¿No es para eso para lo que se idearon los libros?).

¡Sed felices!

* Sí, nosotras también estamos deseando que Guille tenga algo de tiempo y se ocupe de las fotos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario